Now Playing Tracks

Hasta los catorce años, dividí a la humanidad entres categorías: las mujeres, las niñas y los ridículos.
… Los ridículos no servían para nada. Por la mañana, los ridículos mayores se marchaban al despacho, que era una escuela para adultos, es decir, un lugar inútil. Por la noche, se reunían con sus amigos, actividad poco honorable de la que ya he hablado anteriormente.
De hecho los ridículos adultos seguían siendo muy parecidos a los ridículos niño, con la nada desdeñable de haber perdido el tesoro de la infancia. Pero sus funciones no cambian demasiado ni tampoco su físico.
… Los ridículos adultos servían sobre todo para oficios de simulación, Así pues, los soldados chinos que rodeaban el gueto fingían ser peligrosos pero no mataban a nadie.
Sentía simpatía por los ridículos, y al mismo tiempo su destino me parecía trágico: nacían siendo ridículos. Nacían con, entre las piernas, aquella cosa grotesca de la que se sentían patéticamente orgullosos, lo cual los hacia mas ridículos todavía.
Sabotaje amoroso, Amelie Nothomb  (via unamandarinaquiereserroja)

moma:

A Jackson Pollock Rice Krispies treat, a Mondrian-inspired battenberg, and a van Gogh–inspired Ploughman’s from the UK-based nonprofit Art Fund. Food styling by Kim Morphew, prop styling by Lydia Brun, photography by Maja Smend. 

From Hyperallergic:

We all enjoy contemplating and admiring great works of art, but what about making and eating them? A new fundraising initiative from the UK-based nonprofit Art Fund is encouraging people to make art-inspired food creations, and for those who need a guiding hand, the fund offers recipes for a Damien Hirst skull cake, a Jackson Pollock Rice Krispies treat, Wedgewood shortbread, and more.

What artistic snacks can you come up with?

We make Tumblr themes